Crecimiento Personal exito asertividad asertivo critica actitud constructiva

Hay que ser más asertivo, cultivar la asertividad, si deseas tener relaciones con una base sólida y ganar el respeto de los demás en esas relaciones. Para ello no hay mejor manera de hacerlo que utilizar las siguientes 7 técnicas:

1. Habla siempre de lo que ocurre desde tu punto de vista.

Cuando no hablas desde tu punto de vista estás dejando todo el poder de lo que te ocurre a la otra persona. Esto es el caso de cuando…


Cuando no hablas desde tu punto de vista estás dejando todo el poder de lo que te ocurre a la otra persona. Esto es el caso de cuando decimos “Me estás haciendo enfadar”, “Mira lo que me has hecho hacer”, “Me haces sentir tan desgraciad@”… mensajes que pueden herir los sentimientos de la otra persona al hacerla culpable de cómo te sientes y hasta probablemente estés emitiendo un juicio sobre su comportamiento.

Ese tipo de mensajes son llamadas “Frases de veneno” por el efecto que producen. Si quieres ser más asertivo te recomiendo que traduzcas los mensajes que tengan que ver con otra persona, en mensajes que tengan que ver contigo y así podrás describir cómo te sientes y el hecho que causó esos sentimientos. Con esto le das la oportunidad a la otra persona de poder corregir si en un momento se ha equivocado.

En vez de decir “Me haces enfadar cuando llegas tan tarde”, puedes decir: “Me enfado cuando te veo llegar tan tarde”.

En vez de decir “Mira lo que me has hecho hacer”, puedes decir: “Esta situación me descoloca y hago cosas que no quiero hacer”.

2. Solamente describe y no evalúes.

Cuando hablas ti o hablas sobre otras personas a menudo utilizas evaluaciones sin darte cuenta: “Es tan inteligente!”, “Es tan grosero!”, “Soy tan tonto!”, “Que torpe soy!” Las evaluaciones en realidad son juicios de valor y estos juicios sin darte cuenta alaban o condenan un aspecto o cualidad de una persona.

Si quieres ser más asertivo evita palabras y frases de evaluación ya que tienes que tener muy clara la diferencia entre lo que es la persona y lo que hace esa persona, lo que hace una persona no define a la persona. Puedes condenar lo que la persona hace, pero nunca condenes lo que la persona es.

En vez de decir “Es tan distraído”, puedes decir: “Llega tarde a las reuniones semanales”.

3. Habla especificando las cosas, no con palabras que generalicen.

Cuando queremos destacar algún comportamiento de una persona a menudo exageramos o generalizamos. Po ejemplo “Siempre dejas la cama sin hacer” no es probable que sea objetivamente cierto, pero expresa lo mucho que nos molesta eso. Un enfoque más certero y honesto por tu parte es hacer un enfoque mucho más específico.

Estos enfoques suelen ser más exactos, menos probable que ese enfoque conduzca a discusiones y, debido a que especificas el problema, le das a la otra persona la oportunidad de poder corregirlo y encontrar de forma fácil una solución.

En lugar utilizar: “Ya no me amas”, se más específico y di lo que realmente quieres: “Cuando llegas del trabajo, me encantaría que pudiéramos darnos un abrazo de vez en cuando y hablar.”

4. Evitar estas expresiones “No es más que…” y “Es sólo…”.

En nuestro lenguaje cotidiano para hacer que una persona deje de sentirse mal y hacerla sentirle bien, a menudo le quitamos importancia de lo que nos cuenta que ocurre diciendo cosas como: “No es más que un camarero con un mal día”, “Es sólo un rasguño”, “No es más que una pequeña discusión con tu marido.”

Esto a veces puede ser interpretado como una forma de evadirse del tema y de desprecio con lo que puede provocar el efecto contrario, ya que en vez de hacer sentir mejor a la persona la haces sentir peor ya que no empatizas y por lo tanto no se siente escuchada.

En su lugar, evita esas expresiones y pregúntale “ok ha pasado esto ¿qué es lo que vas a hacer?”.

5. Si quieres algo pídelo claro, no utilices rodeos.

A veces no hacemos demandas claras a otra persona por no dar la sensación de que le estamos obligando hacer alguna cosa que queremos que haga y por lo tanto evitar que piense que somos unos mandones.

Al hacerlo de forma vaga lo que creemos que conseguimos es que conservamos nuestra autoimagen al no ser personas mandonas y no obligamos a la persona a hacer lo que no quiere hacer esperando que salga de su voluntad. El peligro con esto es que es posible que la persona no cumpla con tu demanda y provoque en ti una molestia o rabia hacia esa persona. Posteriormente esa rabia se va acumulando en ti y provoca que malestar en las comunicaciones futuras con esa persona. Así que se claro en tus demandas.

En vez de decir “¿crees que es normal tirar la chaqueta encima de la cama?”, puedes decir: “Quiero que cuando te quites la chaqueta la pongas en una percha en el armario”.

6. Técnica del disco rayado.

Es una técnica que consiste en repetir una y otra vez lo que quieres cuando alguien se niega a escuchar. Puedes utilizarlo cuando alguien está haciendo una demanda que tu no quiere aceptar, o si estás tratando de realizar una demanda a otra persona que no quiere aceptar.

Es una técnica peligrosa porque puede encender la conversación y volverse un poco agresiva. Debido a esto, asegúrate de que la otra persona sepa que le estás escuchando, que aceptas que pueda tener una opinión propia sobre el tema y que aun así eso no va a desviarte de lo que quieres.

7. Siempre ten una actitud constructiva.

Dar retroalimentación a las personas es una de las funciones decisivas para ser asertivo. Puedes dar dos tipos de respuestas: de cortesía o crítica. El peligro de ser demasiado cortés es que puedes caer en el error de ser demasiado complaciente, el peligro de ser demasiado crítico es que puedes caer en el error de que la otra persona se ofenda. Puedes evitar estas dos trampas utilizando una actitud constructiva.

Los Comentarios o la retroalimentación realizados desde una actitud constructiva consiste en decir a la otra persona lo que te gustó y no te gustó sobre algo. Se trata esencialmente de una manera asertiva de comportarse a la vez que ofreces una opinión sincera. La actitud constructiva sólo da tu opinión sobre el comportamiento de alguien sea bueno o malo y no él como individuo.

Al ser consciente de lo que dices y darte cuenta de las consecuencias tanto positivas como negativas de eso que dices, empiezas a encontrar la manera idónea de comunicarte con las personas para ser más asertivo.

Aplica estás 7 técnicas que te harán ser una persona más asertiva con los demás y por lo tanto a tener mucho más éxito. Cuéntame tus progresos en los comentarios. Leo todos los comentarios.

EDU LOPEZ

 

 

 

E-mail:







autor
4 Comments
  1. Hola Patricia
    Espero que le saques mucho provecho.
    Un saludo
    Edu Lopez

  2. ME ENCANTO!!!!
    Maravilloso artículo Edu, lo he copiado para leerlo de vez en cuando :)
    Saludos cordiales.

  3. Hola Zero

    Espero que escribas tus progresos en un comentario.

    Un saludo
    Edu Lopez.

  4. lo tratare aver que pasa muchas gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar