critica negativa juzgar criticar criticas tendencia juicio mente racional inteligencia logica

Cuando estamos juzgando a otra persona, es decir, cuando tenemos creencias sobre sus conductas o emitimos alguna observación sobre su valor, lo más probable es que estemos equivocados.
No sabemos con certeza qué le está ocurriendo a esa persona, ni cuáles son las motivaciones profundas que le hacen actuar de esa manera.

Es curioso como casi sin apenas conocermos a nosotros mismos, como podemos llegar a captar como son los demás, ahora bien, la gran mayoría de los juicios que realizamos son de…


Es curioso como casi sin apenas conocernos a nosotros mismos, como podemos llegar a captar como son los demás, ahora bien, la gran mayoría de los juicios que realizamos son de crítica negativa, entonces este hábito de juzgar o criticar negativamente se convierte en un proceso que en definitiva es un juego de distracción que consiste en ver muchas cosas en los demás que me evita poner mejor la atención en mí y en mis cosas.

Te voy a decir algo muy claro y a la vez importante que quiero que lo recuerdes siempre: “La persona que se acepta y se ama a sí misma, pierde el interés de juzgar a los demás”.

Un juicio de valor es tranquilizador porque nos hace creer que existe un conocimiento que poseemos con el que “analizamos a la otra persona ó situación”, y así generamos una falsa sensación de paz que nos impide llegar a un saber verdadero. Al parecer las personas no toleramos el no saber, frente a ese vacío de conocimiento, si no obtenemos información lo llenamos con nuestra imaginación. La falta de conocimiento del tema se complementa con creencias, suposiciones, imaginación, etc… Es por eso que las criticas son tan destructivas.

Suele ocurrir que las personas que están en proceso de desarrollo personal e inclusive espiritual, en forma consciente, se comparen con otros que están también encaminados hacia esos objetivos de trascendencia, y al hacerlo suelen aparecer todo lo que se intenta superar: competencia, obsesión desenfrenada por obtener determinados resultados vinculados al concepto de éxito, apegos e identificaciones con objetos o pertenencias materiales, roles fijos de comportamiento, falsas ideas del yo, etc.

La competencia surge de una comparación con otra persona y conduce a la rivalidad y la rivalidad inexorablemente nos lleva a un estado de guerra, guerra que primero se forjó en el interior de la persona y que inevitablemente se materializará en el mundo exterior de alguna forma: discusión verbal, enfrentamiento físico, conspiración social y llevado a un plano más profundo implica la lucha con armas poderosas.

Existe una ley básica en el Universo que sostiene que todo proceso una vez iniciado se profundiza, torcer esa frecuencia vibratoria supone gran trabajo, el movimiento tiene su propio principio de inercia, comúnmente se llama tendencia. Observar la tendencia nos permite adelantarnos al resultado final de ese proceso.

En este sentido tener un pensamiento de hostilidad hacia otra persona deriva en el acto de dañar a esa persona de alguna forma.

Lo mismo ocurre cuando estamos viviendo un proceso de autoconocimiento, al que llamamos espiritual, solemos trasladar la forma de comprensión de la realidad del mundo captadas únicamente con nuestra racionalidad y la aplicamos. Así juzgamos los caminos espirituales de otros y, al hacerlo, intentamos colocarnos en un plano superior.

Todo juicio supone ubicarse por encima, porque sólo desde arriba podemos ver el panorama completo. Si estuviéramos en un plano alto habríamos superado la dualidad o polaridad.

Por eso cuando escucho que alguien juzga el nivel evolutivo de otra persona no me hace sentir bien. Quién sabe qué sentido tiene la vida del otro en este mundo. Sin dualidad no hay vida en el planeta tierra y sabemos muy poco qué funciones cumplimos cada uno de los que estamos aquí para que este gran plan del Universo se lleve a cabo. La prueba está en que los humanos afectamos el ecosistema haciendo desaparecer especies que cumplen funciones. Todo tiene un sentido o una tarea específica en el plan. Y no estamos capacitados en el nivel de conciencia en el que nos encontramos para juzgar el camino de los otros.

Si observamos nuestra propia vida o la vida de los otros entenderemos que las experiencias consideradas dolorosas tienen un sentido muy importante, son parte de un camino que sin transformación convierte a las personas en semi-humanos.

Se dice que la tierra es un planeta escuela y que todo esto es un juego del que nos reiremos cuando nos despertemos. Nos tomamos demasiado en serio los personajes que nos toca interpretar y competimos, nos enojamos, nos ofendemos o rivalizamos y juzgamos. No sabemos quién es el otro del mismo modo en que tampoco sabemos quiénes somos realmente nosotros. Si lo supiéramos y no nos identificaríamos con el personaje externo del mundo, no juzgaríamos la exterioridad del personaje que vemos en el otro.

Alguien puede creer que está por encima de esa persona simple que no tiene la menor idea de lo que es un camino espiritual. Pero a lo mejor el corazón de esa persona está más limpio que el de quien la juzga. El acto de juzgar es una operación de la mente racional o inteligencia lógica. Y la mente racional no la podemos seguir usando para todo, debe ser integrada con otras formas de comprensión de lo que nos rodea, o sea, de otras inteligencias.

Quizá lo más difícil sea aprender a vivir en la incertidumbre del no saber, soportar el hecho de no llenar el vacío del desconocimiento con nuestras operaciones mentales, imaginaciones, juicios de valor o desvalor.

EDU LOPEZ

 

 

 

E-mail:







autor
12 Comments
  1. Excelente! muchas veces me veo haciendo esto… Me gustaria comentarle que generalmente cuando alguien me hace algo malo para mi, termino enviandole muchas malas vibras y luego le suceden cosas malas a ellos, eso hasta un tiempo atras era para mi como justicia, pero luego de leer esto dare un gran giro a mi vida y no volvere a juzgarme ni a juzgar a nadie, porque todo esto le ha traido mucho dolor a mi vida, muchas gracias por ayudarme a mejorar…

  2. Yendome a un caso extremo, q pasa con un violador o un agresor de cualquier tipo (agresor fisico o psicologico)?? Si juzgo lo que ha hecho no esta bien?

  3. Hola Lidice

    Entiendo como te sientes y es probable que te esté afectando el tema en varias áreas de tu vida.

    Está bien decir lo que no te parece bien de las CIRCUNSTANCIAS, de los HECHOS… de lo que está ocurriendo en tu vida, aunque tienes que tener en cuenta que no te va a benificiar el hablar de las PERSONAS.

    Habla y defiende que A TI no te gusta eso y no de LO MALA que es esa persona por lo que te hizo.

    ¿De qué estas hablando de lo que no te gusta y por lo tanto que te lo respeten o de lo mala que es esa persona que te hizo tal o cual cosa?

    Espero haberte ayudo.

  4. Pues yo hoy tuve una discusión muy fuerte con mi directora de negocio. Le hice ver que estaba inconforme con su trabajo hacia mi. Ella es mi mentora y a lo único que me ha llevado es a la ruina financiera. Mi esposo ya no quiere saber nada de ella por que sin querer se dió cuenta de la cosas, y era inevitable que lo supiera.Toda la gente que trabaja con ella tiene la idea de que ellas son fracasadas, pero finalmente me dí cuenta que el problema era ella. No sabe dirigir a su grupo y por ende a mi tampoco. Como decía hoy tuve una discusión por que quiero que me cambie de directora y terminó diciéndo que yo le había faltado al respeto, pero yo lo hice con mucha calma (claro, hasta que ella empezó a alzar la voz) Seré yo quien juzga mal? Me siento mal por haberme gritoneado con ella pero su trabajo NO ME SIRVE. Intento ser mejor persona y no quiero arrastrar ningún mal kármico.¿Algún consejo?

    Todavía falta hablar con la directora nacional, yo espero que no le hable mal de mí, pero conociendola sé que lo hará. Ojalá alguien pueda ayudarme

  5. Hola Isabel

    Gracias por tu comentario y tu valentia de contar lo que te ha ocurrido y lo que sientes.
    Yo creo que vas muy bien.

    Un saludo
    Edu Lopez

  6. Hola
    Entre a esta pagina, buscando 1.-una respuesta al porque juzgo tanto a las mujeres faciles y que no tienen escrupulos en andar con hombres casados y engañar a sus maridos y no importarles, o el hacer alguna actividad ilicita y tampoco importarles y aun asi seguir como si nada; aun asi obtener la admiracion de los hombres por que son madres.
    2.- Como dejar de juzgar , por que eso no me incumbe y cando me encuentro una persona asi, la trato de evitar y muy rara vez me es simpatica.

    Debo decir 1RO que mi madre nos dejó por irse con un hombre y otra que mis abuelas tubieron muchos maridos y nunca fueron felices con ellos, asi que era una queja constante de que los hombres eran todos malos, y habia mucho chisme de cualquir cosa y de la virtud de las mujeres.

    2.-Estoy felizmente casada , mi esposo es excepcional y me encuentro en un camino de crecimiento por que conoci a Cristo , pero juzgo con una facilidad que me da miedo a las personas y les habro un expediente en mi mente que bloquea poder relacionarme con ese tipo de personas y por lo menos respetar su forma de vivir y no juzgarlas; todo pasa en mi mente; siento que esto frena mi crecimiento como persona y que es muy perjudcioal para mi, lucho mucho con ello pero me es muy dificil lograrlo
    no tengo hijos ni he podido ser madre y anhelo serlo.

    En el pasado me relacione con un hombre mujeriego que me hizo ser una mujer celosa, tambien con eso estoy luchando y cuando pienso que mi marido por su trabajo se relacione con alguien asi siento mucha preocupacion.

    le doy las gracias anticipadas y si soy tan negativa pido una disculpa, solo pienso que debo ser sincera al comunicar lo que me esta pasando para poder encontrar una solucion a lago que se que no es lo correcto.

    saludos afectuosos
    Isabel

  7. muy bueno el artículo, tomo conciencia de mi actuar,sentir,vivir,con respecto a las personas y el mundo que me rodea, me libera de juicios que mi mente crea para su diversión, mantenerse ocupada, identificarse con algo, ser. gracias edu.

  8. Hola Edu….Muchas Gracias por el articulo, esta muy bueno. Me ha ayudado a comprender y a reflexionar sobre muchas cosas. A veces juzgamos a los que mas queremos y los lastimamos sin darnos cuenta. Creemos que nuestra forma de pensar es la mejor….y no es asi.

  9. Edu , muy bienvenidos todos los conocimientos impartidos . Un abrazo .

  10. Hola Alberto
    Te voy a dar una herramienta que te va a ayudar en ir poco a poco dándote cuenta de donde vienen esos juicios.

    PASO 1. Cuando te des cuenta que has juzgado hazte esta pregunta:
    ¿estoy juzgando la situación o a una persona?

    PASO 2. Pueden pasar dos cosas:
    Si juzgaste la situacion reflexiona como llegaste a ella.
    Si juzgaste a una persona reflexiona si tu te juzgas de la misma manera y en situaciones similares.

    PASO3. Normalmente si encuentras que te juzgas a ti mismo, reflexiona quien te juzgo así en algún momento.

    En el momento que lo encuentres perdónalo y hazlo por ti, te quitarás un peso de encima. Y no volverás a juzgarte ni a ti ni a nadie en ese sentido. Más bien sentirás compasión y poco a poco irás dejando de juzgar muchos aspectos . Garantizado.

  11. Me ha encantado el artículo Edu. Sólo desde el autoconocimiento, la comprensión, el perdón hacia nosotros mismos y la autovaloración podemos sentirnos felices. Lo que ocurre es que el camino es tortuoso y difícil. Nuestros continuos mecanismos mentales saltan y producen una espesa niebla que muchas veces nos impide ver con claridad. ¿Cómo podríamos entrenarnos para evitar emitir juicios? Para mí, sería de gran utilidad. Gracias de nuevo por tus artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar