Crecimiento Personal Motivacion el estusiasmo próposito entusiasmo confianza

El entusiasmo natural existe cuando hay un contraste entre lo que está pasando actualmente en tu vida y la visión de cómo quieres que sea tu vida en un futuro y, además, estar claramente decidido a experimentar el resultado final deseado. Aquí te dejo algunos puntos que puedes tener en cuenta para mantener el entusiasmo en tu vida.

1. Vive una vida con propósito

Hazte la siguiente pregunta: ¿Para qué estoy haciendo lo que estoy haciendo?

En ese momento empezara a surgir de tu mente respuestas conectadas con tu…


En ese momento empezara a surgir de tu mente respuestas conectadas con tu propósito, con tu deseo de lograr un objetivo, con las razones y motivos que te impulsan a lograr eso que te has propuesto.

Inmediatamente en ese momento tu entusiasmo se elevará y fue por conectar con tu propósito de la acción a ejecutar, lo que te permitió encender tu energía.

Si tu propósito, el para qué haces lo que haces, está conectado con tu pasión, tienes una poderosa fórmula de entusiasmo disponible dentro de ti.

Cuando haces aquello que te apasiona y entusiasma, tu vida fluye naturalmente y es coherente con tus acciones. Mientras más te acerques a tu pasión, más entusiasmo experimentarás.

2. Ten claro lo que deseas lograr

No saber hacia dónde vas te desgastará ya que la acción sin propósito y sin dirección se traduce en una pérdida de entusiasmo.

En necesario comenzar con tener clara la visión o la imagen claras del resultado que deseas lograr.

Cuando te orientas hacia tus metas y sientes que tu te acerca a ellas día a día, tu entusiasmo crece. Sientes que gestionas tu vida y tu autoestima aumenta fortaleciéndose.

3. Confía en ti mism@

La confianza es una de las fuerzas más poderosas a las que te puedes conectar.

Conectarte con la confianza en ti mismo puede construir lo que hoy no existe en tu vida.

La confianza es la mayor fuente de entusiasmo que posees. Conéctate con ella, decide creer en algo más allá de lo visible y sentirás una energía que te acompañará hasta el logro de tu visión.

4. Tu Morfología.

Tu nivel de entusiasmo está directamente relacionado con tu forma de moverte. ¿Te falta entusiasmo y energía? Significa que te falta movimiento.

Explora tu cuerpo. Juega con tu capacidad de moverte y tu postura corporal para aumentar tu energía y entusiasmo. No esperes a tenerla. A veces está simplemente “estancada” y esperando para que la actives mediante tu fisiología para poder fluir y expandirse.

¿Te ha ocurrido alguna vez estar sentad@ o tumbad@ en el sofá esperando sentir una sensación de vitalidad y energía para ponerte a realizar una tarea y ver como no llega?

¿Y, al contrario, empezar a hacer alguna actividad sin ganas pero poco a poco ir viéndote involucrada en ella y cada vez con más ganas?

Tu nivel de energía está directamente relacionado con la manera en que te muevas.

5. Sonríe

Los músculos de tu rostro funcionan como torniquetes, facilitando o disminuyendo el paso de la sangre hacia la zona frontal de tu cerebro.

Si tus tensiones, frustraciones o amarguras se ven reflejadas en la rigidez de tu rostro, el flujo sanguíneo y el nivel de oxígeno que le llega a tu cerebro se ve reducido.

Al estar serios estamos utilizando más músculos faciales que al estar sonriendo, ya que los músculos de la cara cuando están relajados dibujan una sonrisa en tu rostro

Al sonreír, los 32 músculos de tu cara bombean un mayor nivel de oxígeno a los lóbulos centrales. Esto estimula la secreción de endorfinas, hormonas neuronales que inducen es¬tados de placer los cuales comienzan a contrarrestar patrones de depresión, tristeza, apatía, miedo y rabia.

Así que la prescripción es simple: ríete más a menudo.

6. Práctica la respiración completa

Una de las primeras respuestas fisiológicas que cambia cuando tu emoción se trans¬forma es la respiración.

Por ejemplo, cuando comienzas a estresarte tu respirar se tensa y se hace cada vez más corta.

¿Cómo respiras cuando estás lleno de energía y vitalidad? Recuerda como respirabas cuando estabas en tus mejores momentos.

Te aseguro que a respiración era completa y si inhalas y exhalas como cuando te encuentras en esos estados, comenzarás a sentir esa energía.

Recuerda que tu energía proviene de tus células; particularmente de esas minúsculas fábri¬cas de energía celular llamadas mitocondrias. En ellas y junto a la inyección de oxígeno suministrada por tu respiración, la glucosa es transformada en energía.

Más oxígeno en tu organismo a través de una profunda respiración se traduce en una mayor generación de energía.

Tu cerebro también se alimenta de oxígeno y al llenarlo de él, tu capacidad de estar alerta y despierto, aumenta.

7. Mantén Una alimentación saludable.

Cuando ingieres alimentos y se dispara el proceso digestivo, tu cuerpo requiere dedicar gran parte de su energía al procesamiento y transformación de lo ingerido.

Si la comida no es particularmente “amigable” a tu cuerpo, la energía requerida es enorme. Tanto así que te da sueño, te sientes pesado y te provoca no hacer nada por un buen rato.

Elige alimentos naturales: frutas y verduras especialmente. Trata de no comer en exceso y evitar al máximo los alimentos refinados o muy procesados y que esto va influir en tu nivel de entusiasmo.

Algo tan importante como el Entusiasmo y Como Mantener tu entusiasmo es imprescindible para que tengas una vida plena.

Aquí tienes 7 formas probadas que mantendrán tu entusiasmo en cada momento. Te invito a mejorarlas una a una y a que me comentes tus progresos en los comentarios. Leo todos los comentarios.

EDU LOPEZ

 

 

 

E-mail:







autor
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar